La Romana es un pueblo del interior de la provincia de Alicante. Su nacimiento como municipio independiente se produjo el 24 de mayo de 1.929, en reunión de su Ayuntamiento Pleno, siendo su primer Alcalde don Manuel Abad Aracil.
Acta inaugural:
Respecto al nombre del municipio, la tesis oficial es que procede del árabe “Al rumana”, que traducido al castellano significa “las granadas”.

Varias son las civilizaciones que han poblado estas tierras. No se ha demostrado la presencia de asentamientos, pero sí ha quedado contrastada la existencia de una cueva sepulcral denominada “Els Calderons” que encuentra su origen en la prehistoria.

La afamada Vía Augusta de la civilización romana pasaba por los valles del Vinalopó: “Cruzando Mónovar se dirige por el camino de La Romana a buscar a la Sierra de la Horna, a cuyo pie pasa, formando en este caso el camino de la Alcaná”, dice J. Guillermo Morote en uno de sus estudios.

En 1.449 se crea la Baronia de Novelda, de la que formará parte La Romana, Mónovar y Chinorla, y pertenecía a D. Pedro Maza de Lizana, Almirante de Aragón y señor de Mogente.

En estos tiempos, siglo XV, los moriscos poblaron la zona. Buen ejemplo de ello es el nombre de algunas de las pedanías como “Els Palaus”, llamados “Des Coraixis”, en los que la familia Agarena tenía edificaciones mayores que las habituales. “Els Canissis, derivan de Kanysía, nombre con el que se designaban las Iglesias cristianas, lo que indica que en dicho lugar hubo una ermita mozárabe.

Más adelante, con fecha de 13 de julio de 1.749, D. Pedro Joseph Caro y Maza de Lizana (primer Marques de La Romana), a través de su testamento, crea una capellanía bajo la advocación de San Pedro apóstol, titular de la Ermita del Pago de La Romana, que ya existía en 1.729. en el año 1.773

historia2

Del archivo Parroquial de San Pedro de Novelda, se consigna que en el paraje de les Coves había de antiguo la Ermita dedicada a San Antoni, en la que en aquellos tiempos se celebraban fiestas y carreras de caballos en el día del santo.

En 1.793, La Romana se compone de ciertos caseríos y cortijos donde viven 173 familias. En ella se trabajan 200 telares de lienzo, y 10 sargas, faxas y otros tejidos de lana y algodón.

 

Ya en 1.854, el pueblo comprende 25 casas reunidas y muchas más diseminadas por el distrito; una grande y hermosa hacienda del Sr. Marqués y un sacristán de nombramiento del diocesano.

En la actualidad, La Romana se ha convertido en un pueblo donde conviven alrededor de 2.500 personas. La vid, el almendro y el olivo, así como el mármol, se han convertido en los símbolos de su prosperidad.

En el mes de abril de este 2010 se a celebrado el Centenario de la Iglesia San Pedro Apóstol de esta localidad.

Deja un comentario