Estas fiestas se remontan a finales de la década de los cincuenta. Son unas fiestas muy populares, por el patronazgo del Santo a los agricultores y están marcadas por un fuerte carácter religioso. Cuentan con una gran participación de los vecinos de La Romana y de los pueblos aledaños que se trasladan hasta el municipio para disfrutarlas. Tienen lugar a mediados del mes de mayo, celebrándose el día 15 la festividad del Santo.

La imagen de San Isidro se traslada en romería desde su ermita y a su regreso, la comitiva se acompaña de carrozas repletas de vecinos ataviados con el traje típico de labranza. A la llegada a la ermita, tiene lugar una degustación de vinos de la tierra acompañados de gran variedad de frutos secos. Los actos religiosos se complementan con verbenas populares, fuegos artificiales y la elaboración de la típica gachamiga.

Deja un comentario